¿Miedo al contratar un POS? Las 10 precauciones que debes tener

Cuando nos adentramos en un mundo que no conocemos, ni dominamos, es normal que tengamos miedo de lo que pueda pasarnos. Es posible que tengáis una gran idea de negocio, pero no sepáis cómo funcionan los negocios, por lo que es comprensible que tengáis miedo a lo desconocido. En el artículo de hoy, os vamos a enseñar las 10 precauciones que debéis tener al contratar un POS. De este modo, echar los miedos fuera porque no hay nada de que temer.

1.- Tamaño de negocio

Como paso inicial, no estaría nada mal estudiar nuestro tamaño de negocio para saber qué tipo de POS necesitamos. Las empresas dedicadas a estos sistemas ofrecen varios packs diferentes que tienen más o menos prestaciones, dependiendo del precio que paguemos. Como es lógico, ofrecen sus productos dependiendo del tamaño del negocio, así como las necesidades que tienen que satisfacer.

Por ello, una vez que defináis si sois una pequeña o mediana empresa, debéis empezar a estudiar los precios y ofertas de las empresas. No merece la pena pagar mucho por utilizarlo poco, es decir, hay que buscar la eficiencia: ganar mucho y gastar poco. Parece una tontería que, siendo una empresa pequeña, contratemos el pack “Enterprise” de Shopify POS

2.- Necesidades

Por consecuencia de lo anterior, podemos tener ciertas necesidades que deben ser cubiertas por esta herramienta. Pensad que un POS automatiza muchísimas funciones del negocio y nos ayuda bastante a simplificar o reducir el trabajo. A veces, las necesidades van con cada uno, no hace falta tener un negocio grande o mediano para tener exigencias altas.

Como consejo, no cojáis medianías, ni paquetes que no os vayan a servir sólo porque sean más baratos que los que realmente necesitáis. Se trata de una herramienta de trabajo, así que tenemos que invertir dinero para obtener lo mejor. Cada pack tiene sus prestaciones, estudiadlas y determinar cuál os viene mejor.

3.- Letra pequeña

Como casi cualquier contrato de prestación de servicios, va a haber letra pequeña que puede ser un inconveniente en el futuro. Tenéis que leeros toda la letra pequeña, aunque sea lo más engorroso que existe porque es esencial conocer vuestros derechos, como las cláusulas que pueden utilizar contra vosotros.

Nadie sabe lo que puede pasar mañana, quizás, tengamos que cerrar el negocio, con la consiguiente liquidación que supone. No nos conviene tener contrato con una empresa que nos impondrá una penalización abusiva por tener que cancelar el servicio con ellos.

4.- Tecnología

¿Trabajas con Windows, con OS X o con Linux? ¿Prefieres Android o iOS? Estas preguntas os las tenéis que hacer, y si no sabéis de lo que hablo, más vale que sepáis lo que es Windows, Mac, Android e iOS. Os digo esto porque la mayoría de POS funcionan con estos sistemas operativos, así que más vale familiarizarnos antes con ellos.

También, tenéis que hacer énfasis en cómo queréis funcionar como negocio, ya que ciertas compañías ofrecen sus servicios Point of Sale con una simple App, lo que significa que debemos saber manejar un Smartphone al 100%. Por otro lado, hay empresas que funcionan de manera mixta: ordenador fijo + Tablet o Smartphone.

5.- Curva de aprendizaje

Es importante que vuestro sistema no se queda simplificado a dos funciones que aprendáis en dos días, sino que ese aprendizaje se pueda prolongar en el tiempo. De esta manera, obtendremos un sistema con una curva de aprendizaje larga, lo que nos va a incitar a seguir aprendiendo conforme lo usemos.

Lo normal es que no nos cueste aprender mucho y que sea, de alguna forma, didáctico. Pensad que tenemos que usarlo todos los días, así que no queremos enfrentarnos al momento en el que no sepamos cómo utilizarlo. El caso es que nos interesa tener un software entretenido que sepamos manejar un mínimo.

6.- Intuitivo

Debemos buscar un POS que sea intuitivo, como mínimo, ya no por nosotros, sino por nuestros empleados. No nos interesa tener el mejor POS del mercado, si tenemos que estar todos los días encima de nuestros trabajadores para enseñarles cómo funciona. Lo que se busca aquí es un sistema intuitivo, fácil de usar y con el que se aprenda sobre la marcha. En algunos POS se ofrecen programas de aprendizaje con la contratación, pero en muy pocos.

Así que olvidaros de tener el mejor POS del mundo, centraros en que os sirva, que no se quede corto y que sea intuitivo. De lo contrario, solo tendremos problemas en el día a día, por no hablar de que tengamos que contratar a más personal, lo que significaría tener que gastar más tiempo en enseñar.

7.- Elegid el que más se adapte a vuestro negocio y a vosotros
Esto es lo más importante de lo explicado hasta ahora. Veo a muchos comerciantes obsesionados por tener la última tecnología, en lo que se refiere a la compra-venta, en sus establecimientos. Está bien querer tener el mejor POS del mercado, pero, al final, para nosotros el mejor sistema que podemos encontrar, es el que mejor se adapte a nuestra forma de hacer las cosas, como a nuestro negocio. Como instrumento de trabajo que es, nos interesa que podamos trabajar cómodamente con él, sin tener cuelgues o problemas.
8.- Buen servicio técnico
Los POS son tecnología, y la tecnología siempre falla, tarde o temprano. Así que, más nos valdrá tener un buen servicio técnico a nuestra disposición, si no queremos morir en el intento. Algún día se os colgará el sistema y os echaréis a temblar, aquí es donde el servicio técnico marca las diferencias. Nuestra recomendación es que contratéis un servicio técnico 24/7 que pueda estar disponible las 24 horas del día, ya que los productos tecnológicos no eligen cuando quedarse colgados.

9.- Compatibilidad

Respecto a la compatibilidad de los dispositivos, estaría bien que, en el caso de que tengáis caja registradora, código de barras y un ordenador, contrataseis un POS compatible con lo que ya disponéis. Es una forma de ahorrar dinero en accesorios, algo con lo que sacan mucho dinero estas empresas.

10.- Probad antes de comprar

Por último, la mejor precaución que podéis tener, es probar el POS antes de contratarlo. De hecho, es posible contratar un POS de forma anual o de forma mensual, así que probadlo bien para saber si es vuestro sistema ideal, como comprobar que funciona correctamente, no se cuelga y es funcional.

El hecho de contratar de forma mensual, es una forma de prevenir una cancelación de servicio. Si nos obligamos a estar un año con ellos y durante el ejercicio tenemos que cerrar o no nos gusta el POS, tendremos que pagar una penalización por permanencia. Si desea saber más en detalle sobre este tema y como te puede ayudar aquí te dejamos el siguiente enlace: https://vendiendo.co/blogs/terminal-punto-de-venta-tpv-en-colombia/

TESTIMONIOS

Enhorabuena por un soporte de incidencias tan rápido y eficiente.
Margaret Hersh
Me solucionaron mi problema en menos de una hora. Así da gusto la verdad. Muy contento con el servicio prestado.
Bradley Morris